Monasterio de Veruela [2021]

Turismo de proximidad- viajar por españa

Al oeste de la provincia de Zaragoza, cerca del Moncayo nos encontramos un paraje de singular belleza. En un paisaje tranquilo desde el cual sentimos el viento fresco del Moncayo que con su impresionante figura reina en nuestro campo de visión. Estamos ante el monasterio de Veruela, mezcla armónica de estilos artísticos que han ido modelando su forma y función a lo largo de la historia y una soberbia muestra gótico cisterciense.

Turismo de proximidad- viajar por españa
«Monasterio de Santa María de Veruela», dibujo de Valeriano Bécquer en El Museo Universal (18 marzo 1865).

Monasterio de Veruela

Originalmente concebido como un lugar de santidad donde aislarse del exterior y llevar a cabo una vida en comunión con los preceptos espirituales, El monasterio de Veruela a día de hoy es un gran atractivo que hace venir al visitante a contemplar un espacio que sin duda le agradará y hará conectar con esa energía especial que tiene.

Una fundación que data de la edad media, durante siglos los monjes han recorrido los pasillos y el claustro de este lugar que conserva el recuerdo de sus distintas etapas históricas y artísticas. El entorno por entonces boscoso otorgaba las cualidades necesarias para el monasterio que desde su fundación en el siglo XII se mantuvo activo hasta 1835 cuando por efecto de la desamortización fue convertido en hospedería.

Visita con guía el Monasterio de Veruela

Los hermanos Bécquer y Veruela

También ha sido refugio de viajeros y sanatorio. Por este último motivo es que el gran poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer buscó en este lugar el espacio donde buscar la salud. Se decía que el aire de este lugar era beneficioso para la enfermedad que lo aquejaba, la tuberculosis. Un ambiente como este, lleno de elementos medievales, lo poderoso de la naturaleza que lo rodea y el ambiente antiguo del edificio dieron combustible a la imaginación ya inflamable del escritor.

En esta etapa de reposo en busca de una mejoría es cuando decide escribir cartas desde mi celda, donde recuerda episodios de ensoñación juvenil a las orillas del Guadalquivir y narra leyendas del país. Originalmente preparadas para El contemporáneo son una lectura deliciosa.

Por su parte, Valeriano Bécquer realizó una serie de grabados acerca del monasterio de Veruela. Esta acción por parte de los hermanos ha hecho que su figura se encuentre íntimamente ligada a este lugar, constituyéndose en un elemento más del encanto del sitio. De esto es vivo recuerdo la exposición permanente dedicada a los hermanos Bécquer que encontramos en el interior.

visitar Veruela: lugar de leyendas

Turismo de proximidad- viajar por españa
«El Monasterio de Santa María de Veruela», dibujo de Valeriano Bécquer en El Museo Universal (2 septiembre 1866).

Este monasterio sigue siendo un lugar sugerente por su ambiente, por eso es que sirvió de inspiración y ambientación para la popular serie de TVE el ministerio del Tiempo, donde los agentes viajan al pasado para proteger la historia. Aquí nos recuerda unos hechos que Bécquer señala en su carta sexta acerca del linchamiento de una vecina de la comarca por brujería, La tía Casca. Nos propone todo un paisaje de magia y leyenda, al más puro estilo Becqueriano. No podemos evitar recordar las pinturas de Goya al ver y pensar esas brujas de Trasmoz, ese Akelarre con el macho cabrío en el medio.

monasterio de veruela visitar
El ministerio del tiempo en el monasterio de Veruela, fuente:RTVE

Un lugar por donde vaga la imaginación, incluso en uno de esos momentos nos habla de cómo poco tiempo antes en estos parajes fue linchada una mujer por brujería, relatando las creencias que se extendían entre la gente del lugar.

Turismo de proximidad- viajar por españa
«Gustavo Adolfo Bécquer leyendo» (Veruela, 1864), dibujo de Valeriano Bécquer. Spanish Sketches. Biblioteca Nacional (Madrid).

Relacionado a este monasterio tenemos el pueblo de Trasmoz, tanto por los relatos de Bécquer sobre sus brujas como por la maldición que desde este monasterio se lanzó sobre el. Recortándose sobre el Moncayo y protegido por un castillo que domina sus alturas. Que según la leyenda también fue levantado de la nada en una única noche, fruto de la voluntad de un nigromante ayudado por criaturas sobrenaturales para el gusto del rey moro de entonces.

Qué ver en Zaragoza: Trasmoz el pueblo de las brujas

Trasmoz fue excomulgado en su día, y dicha excomunión se mantiene a día de hoy.  Desde el monasterio de Veruela se maldijo este este lugar al son de las campanas para hacerlo aún más hondo y que calara en la mente de todos sus habitantes. Aunque las razones de estos roces tengan más que ver con razones materiales (conflictos de regadío, uso de montes y entre casas nobles) que, con aquellas ligadas a lo espiritual, no hace más que acrecentar ese aire de misterio que flota en el aire cuando pensamos en la magia de este lugar.

Muy cerca de Zaragoza, el monasterio de Veruela es un plan magnífico para dejarnos llevar por la ensoñación de las leyendas románticas. Para los amantes del arte y la historia también es un lugar donde contemplar la profunda e interesantísima esencia del lugar.

Sigue descubriendo Aragón

El castillo de Loarre

castillo de Loarre

Visitar Castillo de Loarre en Huesca.

Situado al norte de la provincia de Huesca se encuentra el castillo de Loarre que nos recuerda el tiempo en que incluso un lugar situado tan al norte de la península ibérica era el punto de frontera entre cristianos y musulmanes. Considerada como la fortaleza románica mejor conservada de Europa, no es un lugar que olvidemos con facilidad.

Castillo de Loarre
Lámina: Isidro Gil (1905) El castillo de Loarre y el Alcázar de Segovia : capítulos de un libro inéditoBurgos: Imp. y Lib. de los Hijos de Santiago Rodríguez

Castillo de Loarre: La defensa de Aragón

Construido en el siglo XI cumplía con las funciones que cabían esperar cabalmente de un castillo, que defendiera el territorio a su alrededor y supusiera un punto de control militar y administrativa. Así era, pues a su espalda queda la ciudad de Jaca. Este enorme castillo representa la mirada ambiciosa de un poder cristiano que ya ponía la vista en el valle del Ebro. Es una suerte tener la posibilidad de visitar el Castillo de Loarre, que parece fundirse con el terreno tiene en su propia base una de sus grandes fortalezas, que es de piedra sólida y no permite que se socaven sus cimientos.

Al perder su posición adelantada con el paso del tiempo y según se sucedían las conquistas hacia el sur el castillo fue perdiendo su importancia medieval y la población asentándose en las partes más bajas y accesibles de ese paisaje, proceso similar al que vivió el Monasterio de San Juan de la Peña.

Fue escenario de acción bélica durante la revuelta que protagonizó el conde de Urgell a principios del siglo XV. Es otro de los lugares de Aragón donde podemos recordar a la familia noble de los Luna, luna era el tío de la abadesa que defendió tercamente Loarre en esta ocasión e intercedió para que se le permitiera el exilio tras la derrota.

Además de la impresionante arquitectura milittar que podemos apreciar en el Loarre, es tambein un ejemplo de arte románico de primer orden. Como podemos ver en los capiteles de la iglesia que alberga en su interior

Castillo de Loarre
Castillo de Loarre , Josue Mendivil

EL castillo de Loarre en cine y televisión

Visitar el castillo de Loarre es visitar un escenario privilegiado de películas, debido a su buen estado de conservación que nos permite imaginar perfectamente un castillo medieval.

Lo vemos en la película El reino de los cielos de Ridley Scott (2005) y también aparece en la serie de TVE El ministerio del tiempo, donde es usado como prisión para los criminales que captura el ministerio.

Como siempre, la mejor forma de acercar la experiencia de un lugar es ir a visitarlo. De ninguna forma vamos a disfrutar y hacer nuestro un lugar que poder sentirlo cerca

Si quieres visitar el castillo de Loarre en una excursión, aquí tienes una opción

Sigue visitando Aragón

La Mezquita-Catedral de Córdoba

qué ver en cordoba mezquita
Turismo de proximidad- viajar por españa

La Mezquita-catedral, un templo milenario para varias religiones

En Córdoba nos vamos a encontrar muchos lugares que nos van a hacer tener muy claro que la visita ha merecido la pena. Pero en la ciudad califal hay sin duda un lugar que se constituye como de visita obligada. No en vano estamos ante uno de los lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

Antes vamos a hablar un poco de la historia de Córdoba, ya una ciudad importante desde tiempos antiguos. En época romana ya era reconocida y por entonces el río Guadalquivir permitía que las embarcaciones lo remontaran para llevar y traer los productos de todo el mundo. Pero su autentico esplendor llega cuando se convierte en el mayor centro de poder de al península ibérica bajo el auspicio de la dinastía Omeya.

El edificio se sitúa sobre una basílica visigoda que ocupaba este lugar, la de San Vicente Mártir. La identificación entre los Omeyas y este edificio es clara, debiéndose sus sucesivas ampliaciones al ritmo en que la ciudad demandaba una mezquita lo suficientemente grande para albergar a los fieles y los emires debían dar solución a ello. De forma que conocemos las distintas partes por los soberanos bajo cuyo mandato se produjeron.

La primera corresponde al propio Abderramán I en 783, fundador de la dinastía tras huir de oriente perseguido por sus enemigos. Un edificio compuesto por 11 naves orientadas al río y que en buena parte usó como material de construcción edificios anteriores. Posteriormente los diversos gobernantes, incluido Almanzor fueron haciendo sus modificaciones y ampliaciones.

Turismo de proximidad- viajar por españa

En el año 1236, el rey castellano Fernando III conquista la ciudad y decide convertir el recinto en catedral. A lo largo de siglos se usó el espacio musulmán para el oficio católico. El mayor cambio arquitectónico se produjo en el siglo XVI cuando se planteó un edificio inspirado en las formas del renacimiento.

Esto ya genero mucho debate en su época entre mantener el edificio por su originalidad o dar un paso en busca de otra identidad. Esto quedó zanjado por la intervención de Carlos V apoyando la reforma. El mismo emperador se lamentaría más tarde de esta, exclamando «habéis destruido lo que era único en el mundo, y habéis puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes». En estas obras que comenzarían en 1523 participarían arquitectos de la saga de los Hernán Ruíz. Uno de ellos fue Hernán Ruiz el joven, que también fuera artífice del cuerpo de campanas que remata la Giralda de Sevilla hoy en día.

Turismo de proximidad- viajar por españa

Para saber más de la Mezquita

Es una de las visitas imprescindibles en Córdoba. El edificio que tiene influencias helenísticas, orientales y visigodas en un principio, que llegó a influenciar la arquitectura mucho más allá de las fronteras de Al-Andalus. Mi recomendación es que tratemos de acercarnos de las máximas formas posibles, ya que conoces es amar.

Primero nos encontramos con que hay muchísima literatura para todos los gustos sobre el tema.

Libros sobre la mezquita

Aparte de eso, nada puede sustituir a la experiencia directa. Perdernos en ese bosque de arquerías coloridas, sentir que por el suelo que pisamos pasaron aquellos andalusies hace más de mil años y que desde este lugar se emanaba un radio de cultura que hizo de Al-Andalus una pieza fundamental del mundo medieval. Para ello hay muchas formas y una oferta para todas las necesidades.

Sigue viendo más que ver en Andalucía

Opciones para ver.

La Alhambra

la Alhambra en granada

La Alhambra de Granada fue el palacio de los reyes Nazaríes, tiene un encanto que va más allá de su soberbia arquitectura, la cuidada decoración y el gusto orientalista que transmite el lugar.

Es responsable de buena parte del ambiente de embrujo que transmite Granada, con la montaña a la vista fue deleite e inspiración para propios y ajenos. Ya los primeros viajeros románticos vieron en ella un lugar destacado.

La alhambra de granada

La Alhambra, palacio Nazarí.

Cuando pensamos en la Alhambra se nos viene a la cabeza su perfil en las alturas de Granada, con la sierra recortada al fondo. Lo cierto es que es un complejo espectacular.Desde aquí se dirigió el destino de todo un reino durante siglos. Es un conjunto monumetal que comprende la fortaleza , los jardines, el palacio, iglesia y convento. Con esa antiguedad y multiplicidad de funciones nos hacemos la idea de lo completo que es el recinto.

Desde 1984 está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El origen del nombre viene de «al-Ḥamrāʼ«, la roja. Un lugar que está construido en la colina de la Sabika no por casualidad. Esta localización afirma su carácter de fortaleza rodeada de bosque y el río Darro, de lugar desde donde emana el poder del estado y a la vez donde los antiguos granadinos miraban hacia arriba, dejando claro el símbolo de estatus.

Durante el tiempo en que Granada fue un reino independiente este era el lugar clave. Aunque según el momento se pagaran tributos y vasallaje a Castilla, había sus momentos de guerra. A la vez que resulta sorprendente como un reino pequeño , decadente e inestable dió esos resultados en el arte. Originalmente era un lugar militar, luego se añadieron los palacios Nazaríes. En esta parte de la medina estaban instalados los personajes prominentes y aquellos que el emir necesitaba cerca ya fueran nobles o plebeyos.

Dentro de esta zona también se construye el llamado palacio de Carlos V, una vez producida la conquista por parte de los Reyes Católicos en 1492. En estos momentos se adaptaron las antiguas dependencias a las necesidades de la corona castellana. Se le añaden cuarteles, residencias para personalidades e incluso un monasterio franciscano.

Hay mucho que ver, que recorrer y un millar de rincones que visitar en la Alhambra. Por eso es que una visita puede durar lo que queramos. Imagina el palacio de Carlos V, la alcazaba, los palacios Nazarís con su patio de los leones o el generalife, la villa de los reyes nazaríes. Un lugar que no olvidarás.

Seguir viendo Andalucía

Sevilla, puerto de indias

city landmark water building

Sevilla es una gran ciudad, de las mayores de España. Situada en el valle del río Guadalquivir ha estado poblada de forma ininterrumpida desde hace milenios. Eso hace que sea en su esencia como el resto del sur que la rodea, lugar de desarrollo de muchos acontecimientos históricos. Por eso sus monumentos son tan especiales.

Entre los más notorios y que han dejado una huella más honda en la ciudad está su relación con los eventos posteriores al descubrimiento del nuevo mundo. Dada la posición privilegiada de la ciudad, con un porte lo suficientemente grande como para gestionar el comercio americano y de caracter interior pero con río navegable hizo que fuera la elegida como puerto de indias.

Turismo de proximidad- viajar por españa
Vista de Sevilla, hacía 166o Fundación Focus

Puerto de indias

Durante buena parte del tiempo en que la monarquía Hispánica dominó los territorios ultramarinos el intercambio de bienes estuvo firmemente controlado con el objeto de saber que y como llegaba a a cada lugar. Ya que estos cargamentos estaban sujetos a impuestos de los cuales se servía el rey para sufragar una buena parte de sus gastos.

Esto hizo de Sevilla una ciudad rica, muy rica. Ya que toda esa trata comercial tenía que tener su validación desde allí, a la vez que los mercaderes de todos los lugares de Europa procuraban instalar su representación en la ciudad hispalense para tratar de obtener su parte del comercio americano.

brown metal building
Photo by javier gonzalez on Pexels.com

Esta riqueza tuvo muchas consecuencias, una de ella era el animado ambiente de la ciudad que se llegaba a considerar pecaminoso y decadente. Donde los corrales de comedia eran un entrenimiento popular y se representaban obras de Lope de Vega o Cervantes. La pobreza era enorme y eso hacía que la picaresca fuera una cosa común, como atestigua Cervantes al hablar de la cofradía de ladrones en Rinconete y Cortadillo.

Ciudad con Arte

Otras consecuencias de este nivel de esta afluencia económica la encontramos en el legado artístico. Durante este tiempo los artistas encontraban buenos mecenas que les apoyaran en su labor de creación artística. Entre los nombres de artistas que o bien eran de Sevilla o bien trabajaron aquí encontramos a Velázquez, Zurbarán, Murillo, Martínez Montañés.

pasaje de santa cruz en sevilla

Su obra se podía ver a lo largo de las iglesias, conventos y palacios de la ciudad. Donde aplicaban sus mejores conocimientos. Debido a los vaivenes de la historia muchas ya no están en la ciudad y nutren colecciones públicas o privadas de todo el mundo. Otras desgraciadamente han sido destruidas.

A día de hoy podemos ver lugares que recuerdan esa etapa de Sevilla, nos servirán para entenderla mejor y nos dejarán una imagen inolvidable.

Pintores sevillanos

Donde se une un ambiente propicio a que los artistas se asienten, tiene asegurado una etapa de esplendor. Esto ocurre en Sevilla, desde el principio de esta época los nobles ya estaban interesados en adquirir arte. Esto los diferenciaba, y además estas piezas les permitía mostrar que estaban al tanto de las novedades también en esta ámbito.

Procuraban embellecer al máximo sus palacios y posesiones, ya fuera trayendo objetos clásicos (muchos de estos palacios cuentan con piezas traídas de yacimientos romanos). Para eso necesitaban el concurso de artistas hábiles. Y cuanto más reconocidos fueran estos mejor. En el ámbito de hacerse conocer como el artista más solicitado fue un maestro Murillo.

Además, se entendía que era un acto de fe y piedad el suministrar fondos para la construcción, mejora y decoración de iglesias y conventos. Por lo tanto Sevilla era un lugar muy atractivo para artesanos de todo tipo.Arquitectos, pintores, escultores, orfebres medraban al ritmo del crecimiento de la ciudad comercial.

Entre los más conocidos de estos artistas que provenían o trabajaron aquí tenemos a Diego Velázquez, Bartolomé Esteban Murillo, Martínez Montañés , Francisco Pachecho, o Juan de Arfe.

Turismo de proximidad- viajar por españa

Reales Alcázares

Sevilla tiene muchas joyas. Esta es de las mas valiosas. Un conjunto palacial asentado en el núcleo de poder de la ciudad desde tiempo inmemoriales. Es el lugar donde se encontraba la alcazaba musulmana, protegida por murallas. De esta etapa se encuentran pocos vestigios, de lo que pudiera ser el palacio original de Almutamid. Almutamid, el rey poeta de Sevilla que deslumbraba con el lujo de su corte y el impulso que dio a la cultura en la ciudad. La mayoría de este palacio original fue derruido tras la conquista cristiana.

Tanto Fernando III y Alfonso X eligieron este lugar como residencia, y lo fueron adaptando a sus necesidades. Tiempo después sería Pedro I «el cruel» el que crearía una parte del palacio que a día de hoy es de la más admiradas por sus visitantes. Sufriría luego reformas en el siglo XVI cuando Carlos V se casa en Sevilla y durante tiempos de Felipe II.

Además de las lujosas dependencias del palacio, con decoraciones de inspiración musulmana, encontramos unos jardines que están a la altura del recinto. Con una galería de grutescos de época borbónica y donde encontraremos pavos reales.

Hasta tal punto es bello y evocador que es uno de los lugares que la productora de Juego de Tronos eligió en Sevilla para ambientar su mundo de fantasía e intrigas.

Qué ver en Sevilla

Los Reales Alcázares

Es uno de los palacios más antiguos del mundo ¡y que sigue siéndolo! es que este lugar ha sido lugar de reyes desde los tiempos en que Sevilla era una ciudad musulmana, lo fue con los reyes medievales y hasta ahora.

Por lo tanto es uno de los edificios más espectaculares y lujosos de España. Una maravilla de arte y jardines.

Ese sabor sabor oriental se debe en parte a que tuvo parte de su inspiración en la Alhambra de Granada. Eso ha hecho que sea también un lugar de cine con ese aire, ya que se usa para la película El reino de los cielos o para representar Juegos de Tronos.

La Catedral y la Giralda de Sevilla

Aunque puede que no sea lo tuyo el visitar iglesias o catedrales, te rogamos encarecidamente que visites esta. Es sencillamente otra cosa. Dedícale un buen rato a perderte.

Este lugar alberga la tumba de Cristóbal Colón, del rey que conquistó Sevilla y es depositaria de un autentico tesoro artístico. Con obras de Murillo y Goya entre otros.

El retablo del altar mayor es tan impresionante que resulta sencillamente apabullante, y e incluso la magnitud del edificio es algo que nos hace parecer pequeños. Simplemente haz la prueba de mirar hacia el techo y tendrás la impresión de estar dentro de una autentica montaña de piedra.

Además desde dentro es de donde podemos acceder a la Giralda, uno de los símbolos más conocidos de Sevilla. El antiguo alminar de la mezquita musulmana y actualmente el campanario de la catedral. La Giralda ha tenido muchas apariencias a lo largo de los siglos al irse adaptando a los cambios de la ciudad.

Aunque se pueda hacer un poco dura la subida realmente merece la pena.

El barrio de Santa Cruz

Es un referente absoluto, escenario de leyendas y evocador de romances. No en vano en algunas de sus calles encontramos referencias a obras de literatura que las mencionan, como Don Juan Tenorio, Carmen o en la música la canción de Dos Cruces que canta Diego el Cigala.

Fue el lugar de la ciudad en donde vivía la comunidad Judía, y ese recuerdo está muy presente. La actual imagen es algo más moderna, pero representa perfectamente la que podemos tener en la cabeza de un barrio andaluz idealizado.

Perderse por sus calles no solo es una delicia y algo casi obligado, si no que además es muy fácil por lo enrevesado de su trama. Santa Cruz está llena de callejones que giran constantemente, pero todos llevan a rincones que merece la pena ver.

Como recomendación, no te pierdas la Iglesia de Santa María la Blanca. No te hago spoiler, pero es pura Sevilla.

La plaza de España

Sevilla fue lugar de exploracion y la puerta al nuevo mundo, pero volvio a ser un lugar muy importante de encuentro entre América y Europa con la ocasion de un gran evento: la exposición iberoamericana de 1929.

Fue algo extraordinario y toda la ciudad se engalanó para ello, se contaba con que fuera el evento del año. Fruto de eso se hizo este enorme y precioso edificio. Era como la presentación del país a todos los que vinieran, como una España en miniatura.

Está pegadita al centro y al parque de María Luisa, de forma que si tienes suerte puedes tener un día precioso de paseo – tampoco hace falta demasiada, en Sevilla suele hacer sol-.

Si quieres visitar el Alcázar, la Catedral y la Giralda de Sevilla con este tour lo tienes todo junto, con guía y entradas.

Turismo de proximidad- viajar por españa

La catedral de Sevilla

La catedral gótica del mundo más grande por superficie. No está nada mal para presentar este lugar.

Comenzada a construir a principios del siglo XV sobre el lugar que ocupó la antigua mezquita aljama de Sevilla. Los ingresos del cabildo de lo que era la primera ciudad de Castilla permitían una gran libertad a la hora de configurar el proyecto. Se imaginaba una gran catedral.

Eso hicieron, y vaya si lo consiguieron, las obras duraron generaciones. El legado es una auténtica montaña hueca, sobre cuyo perfil reina la torre de la Giralda. Esta era el antiguo alminar de la mezquita, desde donde se llamaba a la oración. Función que retuvo al convertirse en el campanario de la catedral

Dentro podemos encontrar los restos de Cristobal Colón, en un mausoleo monumental dentro las naves de la catedral. También es aquí donde podemos ver el cuerpo momificado de Fernando III que es desvelado cada año por su día.

Entre los tesoros de la catedral se encuentran innumerables objetos litúrgicos en metales preciosos y marfil. Además de obras de arte pertenecientes a Goya, Martínez Montañés, Juan de Mesa, Pedro Roldán, Murillo o Artemisa Gentilleschi. Con un catálogo de más de 800 obras.

Parque de María Luisa

El parque de María Luisa fue antiguamente el jardín del gran palacio de los Montpensier. Fue una donación de ellos a todos los sevillanos, y con el tiempo se creó en él el primer gran parque público de la ciudad.

Es un lugar para disfrutar dando un paseo, con especies vegetales de todos los rincones del mundo. Es un parque exuberante y donde la naturaleza se siente.

No dejes de visitar la isla de los pájaros, donde vamos a ver patos, pavos, cotorras, palomas… es un lugar que les encanta a todos, en especial a los niños. Hablando de pájaros, no dejes de visitar la plaza de américa o como la llaman los sevillanos «la plaza de las palomas». Allí es tan tradicional darles de comer a las palomas que hay un puesto con comida para ellas.

Otro lugar muy conocido es el monte Gurugú, que se eleva sobre el parque con unas vistas preciosas y una cascada que baja refrescando el ambiente.

Dentro encontramos el Museo de Artes y Costumbres y el Museo arqueológico de Sevilla.

Si quieres visitar el Alcázar, la Catedral y la Giralda de Sevilla con este tour lo tienes todo junto, con guía y entradas.

vamos a ver Otras cosas que hacer en Andalucía