La Mezquita-Catedral de Córdoba

La Mezquita-catedral, un templo milenario para varias religiones

En Córdoba nos vamos a encontrar muchos lugares que nos van a hacer tener muy claro que la visita ha merecido la pena. Pero en la ciudad califal hay sin duda un lugar que se constituye como de visita obligada. No en vano estamos ante uno de los lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

Antes vamos a hablar un poco de la historia de Córdoba, ya una ciudad importante desde tiempos antiguos. En época romana ya era reconocida y por entonces el río Guadalquivir permitía que las embarcaciones lo remontaran para llevar y traer los productos de todo el mundo. Pero su autentico esplendor llega cuando se convierte en el mayor centro de poder de al península ibérica bajo el auspicio de la dinastía Omeya.

El edificio se sitúa sobre una basílica visigoda que ocupaba este lugar, la de San Vicente Mártir. La identificación entre los Omeyas y este edificio es clara, debiéndose sus sucesivas ampliaciones al ritmo en que la ciudad demandaba una mezquita lo suficientemente grande para albergar a los fieles y los emires debían dar solución a ello. De forma que conocemos las distintas partes por los soberanos bajo cuyo mandato se produjeron.

La primera corresponde al propio Abderramán I en 783, fundador de la dinastía tras huir de oriente perseguido por sus enemigos. Un edificio compuesto por 11 naves orientadas al río y que en buena parte usó como material de construcción edificios anteriores. Posteriormente los diversos gobernantes, incluido Almanzor fueron haciendo sus modificaciones y ampliaciones.

En el año 1236, el rey castellano Fernando III conquista la ciudad y decide convertir el recinto en catedral. A lo largo de siglos se usó el espacio musulmán para el oficio católico. El mayor cambio arquitectónico se produjo en el siglo XVI cuando se planteó un edificio inspirado en las formas del renacimiento.

Esto ya genero mucho debate en su época entre mantener el edificio por su originalidad o dar un paso en busca de otra identidad. Esto quedó zanjado por la intervención de Carlos V apoyando la reforma. El mismo emperador se lamentaría más tarde de esta, exclamando “habéis destruido lo que era único en el mundo, y habéis puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes”. En estas obras que comenzarían en 1523 participarían arquitectos de la saga de los Hernán Ruíz. Uno de ellos fue Hernán Ruiz el joven, que también fuera artífice del cuerpo de campanas que remata la Giralda de Sevilla hoy en día.

Para saber más de la Mezquita

Es una de las visitas imprescindibles en Córdoba. El edificio que tiene influencias helenísticas, orientales y visigodas en un principio, que llegó a influenciar la arquitectura mucho más allá de las fronteras de Al-Andalus. Mi recomendación es que tratemos de acercarnos de las máximas formas posibles, ya que conoces es amar.

Primero nos encontramos con que hay muchísima literatura para todos los gustos sobre el tema.

Libros sobre la mezquita

Aparte de eso, nada puede sustituir a la experiencia directa. Perdernos en ese bosque de arquerías coloridas, sentir que por el suelo que pisamos pasaron aquellos andalusies hace más de mil años y que desde este lugar se emanaba un radio de cultura que hizo de Al-Andalus una pieza fundamental del mundo medieval. Para ello hay muchas formas y una oferta para todas las necesidades.

Sigue viendo más que ver en Andalucía

Opciones para ver.